Dos planes eróticos para practicar en pareja

Planes de sex shop online que te fascinarán para hacer con tu pareja.

Planes eroticos

Si hasta ahora creías que ya lo habías hecho todo con tu pareja y que no tenías ninguna otra opción, permítanos que te digamos que estás equivocada. En el sexo, como en el amor, todo vale y siempre hay un perdedor. Y créenos, en esta ocasión, la perdedora no vas a ser tú. Nada que ver porque, quien va a perder por completo la onda ¡va a ser él! Con estos dos planes eróticos que tu sex shop online te sugiere hoy, ¡tienes todas las de ganar!

PLAN 1: Combina dominación con erotismo.
¿Por qué siempre tiene que ser él quien tome la iniciativa y de vida a la relación? Manda tú por un día, toma la sartén por el mango y demuéstrale que por ti misma también te sabes valer. ¿Cómo? Muy sencillo. Caliéntalo como tú sabes, susúrrale al oído esas cositas que tanto le gusta oírte decir y cuando lo veas con cierta predisposición, utiliza lo que tengas a mano. Si tienes antifaz, úsalo. Si no, basta con una simple camiseta. Tápale los ojos, inmoviliza sus manos, acuéstalo. ¿Y ahora? Ahora lleva cada zona erógena de tu cuerpo hacia su boca, empieza por rozar tu boca con la suya para hacerle entender que, en este juego, ¡se trata de lamer! Va ser él quien te haga ver las estrellas recorriendo los puntos que tú quieres con su lengua; pero créenos, a él le fascinará este tipo de propuestas. Y, ya que se lo merece, cuando menos lo espere, ¡sorpréndele masturbándolo con un huevito Tenga!

PLAN 2: Juego con mucho… movimiento.
Si te falla el plan A, siempre tiene que haber un plan B, ¿no? En ese caso, ¡utilizarás un juguete erótico como el vibrador! Empieza la velada recorriendo su cuello con el vibrador que elijas. Puede ser uno como el vibrador metálico con inserciones de silicona Relinquish o cualquier otro. Continúa por sus pezones y recorre desde estos hasta su cintura. Sube y baja y, cada vez baja más hasta que llegues a rozar su miembro. No dejes de hacerlo y empieza a lamérselo poco a poco, lenta y suavemente. Cuando lo veas muy excitado, coloca el vibrador en el punto de unión entre su pene y sus testículos ¡y no olvides utilizar tu lengua! No tendrá remedio.

Y ahora, si te apetece, ¡cuéntanos cómo te fue!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s